Opinión: Tomás Vivanco Larraín, Cambio del Paradigma Productivo

Portada: Tomás Vivanco Larrain
19 jun, 2014
 

Tomás Vivanco Larrain es: Arquitecto Chileno, co-director de Fab Lab Santiago y profesor de la Escuela de Diseño de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

De las máquinas al Territorio: cambio del paradigma productivo
La masificación de máquinas controladas numéricamente fuera de las grandes industrias, están transformando el paradigma productivo contemporáneo. Esto nos abre a la reflexión sobre el modo en como nos relacionamos y, eventualmente, relacionaríamos con la producción de objetos cuestionando el modelo productivo actual. La accesibilidad horizontal a esta tecnología permite que prácticamente cualquier persona, sin conocimientos específicos, en cualquier lugar y sin costos añadidos, pueda fabricar casi cualquier cosa (1). Este apostolado, que en papel aparenta cierto grado de utopía, se torna tangible al ser sustentado sobre una infraestructura que no necesita de una plataforma física: Internet.

En el año 2010, el número de dispositivos conectados a Internet era de 12,5 billones, se estima que para el año 2020 esta cifra alcance los 50.000.000.000 (2) de dispositivos. Esta red, que a diferencia de la infraestructura física, su a temporalidad y su alugaridad permiten conectar a personas de distintos países incluso sin necesidad de manejar otros idiomas. Esto no solo abre un nuevo campo a potenciales nuevas relaciones interpersonales, si no que también al acceso universal a la información, el que no se ve sujeto en parte, a variables económicas, sociales y territoriales. Si somos capaces de enviar una imagen por correo electrónico, somos capaces de enviar G-Code (3), permitiendo la teletransportación de objetos en código de bits, los que posteriormente serían transformados en átomos, mediante la utilización de maquinaria específica que operan con estos lenguajes. Esto permite a los consumidores fabricar objetos donde y cuando ellos lo necesiten sin costos añadidos.

Las grandes transformaciones sociales, económicas y tecnológicas han venido acompañadas de dos componentes fundamentales: tecnologías de la comunicación y fuentes de energías. En la Primera Revolución industrial fue la imprenta y la energía térmica, en la Segunda, el teléfono y los combustibles fósiles; hoy, Internet y las energías renovables. La germinación de un nuevo escenario productivo demandará transformaciones en los roles e interacciones convencionales entre diseñadores y consumidores. La producción vuelve a ser personal.

Notas:
(1) En referencia al curso impartido por Neil Gershenfeld en MIT de rapid prototyping MAS863, ”How to make almost anything”.
(2) Cisco, Internet of Things
(3) Lenguaje de programación G. Es utilizado principalmente para la automatización de máquinas de controlnumérico (CNC)

Contenido elaborado directamente por su autor para Catálogodiseño

 
+ INFO

Tomás Vivanco Larrain es Master en Diseño Avanzado y Arquitectura Digital, Elisava/ Pompeu Fabra. Master en Arquitectura Avanzada, Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC) / UPC. Diplomado Fab Academy, Fabricación Digital del C.B.A./ M.I.T. y Fab Lab Barcelona. Ha sido profesor en el IAAC Global Summer School en Barcelona del Master en Arquitectura Avanzada (IAAC) y trabajado en el Fab Lab Barcelona.

 
 

Deja Tu Opinión ( para dudas comerciales contactar al autor )

*

 


+ 2 = seis