Pablo Dellatorre transforma una cocina en un restaurante de puertas cerradas en Córdoba

Imágenes cortesía:

Pablo Dellatorre


© Fotografías:

Gonzalo Viramonte


25 dic, 2016
 

Al arquitecto argentino Pablo Dellatorre le encargaron remodelar una pequeña cocina de 24 m2 ubicada en un histórico edificio e la ciudad de Córdoba, Argentina. Al poco andar, los 24 m2 se transformaron en 85 y la cocina pasó a ser el apéndice de un restaurante de puertas cerradas que respone a la necesidad del cliente por tener un lugar donde ser creativo y dar rienda suelta a su amor y pasión por la buena comida. Esto en conjunción con el exquisito diseño fueron la chispa adecuada para Hestia.

pablo-dellatorre-hestia-gonzalo-viramonte-catalogodiseno-7

Un espacio de 24 m2 terminó transformándose en un espacio de 85m2. Esto último incluye el espacio original de la cocina, más el de una habitación, un baño, un depósito y un patio interno. Paredes cayeron y un techo se construyó.

Al entrar, uno se transporta en una pérgola de columnas de hierro y una piel curva de listones en bruto de incienso, que es la protagonista del lugar. Su forma da la perspectiva contra intuitiva de distancia donde se juega con las alturas del techo. Al final choca contra una pared de ladrillo estalladoque sirve de contraste y desafía la definición y apariencia del muro.

pablo-dellatorre-hestia-gonzalo-viramonte-catalogodiseno-9

El hierro oxidado como protagonista secundario sirve como marco y sostén de estructuras de ladrillo ymadera. Las columnas principales se sumergen dentro del techo blanquecino actuando como muelles de apoyo y se ramifican en estantes, vinoteca y soporte de luminaria.

El fuego también tiene su ámbito donde actuar. Fruto de la suerte, ladrillos refractarios, de más de un centenario, se encadenan en perfecta simetría. Y dan la ilusión de un fuego imaginario.

pablo-dellatorre-hestia-gonzalo-viramonte-catalogodiseno-8

La iluminación juega un factor decisivo a la hora exponer los distintos materiales y espacios. Durante el día, luz natural irrumpe desde techo besando la actriz principal. A tal fin, se construyó un techo por elevación cuyos ventanales son invisibles al ojo desnudo. De noche, iluminaria cálida acaricia paredes, muebles fornidos y el piso estucado de autor.

La orgánica concepción del diseño, dinámica manipulación del espacio, luz y sombra son instrumentales en la descomposición de la división entre estructura y decoración, introduciendo una embriagadora sensación de libertad. El propósito es crear un teatro y escenario donde el invitado se transforma en ambos audiencia y actor.

pablo-dellatorre-hestia-gonzalo-viramonte-catalogodiseno-6

Todo esto es sólo una parte de la ecuación. Sin el otro protagonista fundamental como es la comida no habría final feliz. Los intérpretes de su creación se conocieron, quizás también por la fuerza del destino, en Boston. Una de las muchas cosas que los unió fue su pasión por cocinar y ”fine dinning”. Después de años de experiencia traen su pasión en lo que llaman cocina rústico mediterránea. Y los perfumes de la ollas y sartenes se mezclan con el perfume del incienso.

pablo-dellatorre-hestia-gonzalo-viramonte-catalogodiseno-11

 
 
TODAS LAS IMÁGENES CORTESÍA

Pablo Dellatorre

 

Deja Tu Opinión ( para dudas comerciales contactar al autor )

*