Consejos para pintar un mueble de madera antiguo

Es posible que hayas decidido cambiar la decoración de tu hogar y que, de pronto, un mueble de madera que antes te encantaba ahora no te encaje con ella. ¿Has pensado tirarlo y comprar uno nuevo? ¡Detente! Antes de hacerlo, deberías barajar la posibilidad de pintarlo y de darle así una nueva experiencia. Aquí te vamos a dar una serie de consejos muy interesantes para que lo hagas como un auténtico profesional de la restauración.

¿Por qué pintar tus muebles de madera antiguos?

En primer lugar, porque vas a ahorrar dinero. Pintar un mueble siempre es una opción más económica que adquirir uno nuevo. Al menos, si lo que quieres es mantener los estándares de calidad que el antiguo te proporciona. Además, es una decisión responsable y respetuosa con el medio ambiente. Por un lado, evitarás generar residuos. Por otro, no colaborarás en la tala de árboles y en agotar los valiosos recursos del planeta.

Ten en cuenta también que pintar un mueble implica darle una segunda vida útil. Además, vivimos en una época en la que las tendencias retro y vintage están muy de moda dentro del interiorismo y la decoración. Sin duda, se trata de muy buenos argumentos para conservar esa pieza y darle un nuevo aire, ¿no crees?

¿Cómo pintar un mueble de madera? Consejos y guía paso a paso

Ahora sí, llega el momento que estabas esperando. A continuación, vamos a darte una serie de consejos y recomendaciones para pintar un mueble de madera que te resultarán muy interesantes. Los dividiremos por fases para que así te resulten más prácticos.

Prepara el mueble antes de empezar a pintarlo

Nunca debes empezar a pintar tu antiguo mueble de madera directamente sobre el barniz o la capa de pintura anterior. Esto se debe, fundamentalmente, a que si lo haces la nueva no se adherirá a él y acabará cayéndose y quedando mal.

Por tanto, lo primero que debes hacer es retirar la antigua capa de barniz o de pintura. Este proceso se llama decapar y puedes hacerlo de las siguientes maneras:

  • Con una decapadora eléctrica. Has de tener bastante cuidado ya que estas herramientas emplean temperaturas muy altas para separar la pintura o el barniz de la madera y, si no las usas bien, puedes dañar la estructura del mueble.
  • Con una lija de mano. Debes emplear una de grano medio. Es cierto que te va a requerir tiempo y esfuerzo, pero también te permitirá obtener unos resultados muy precisos y completamente a tu gusto.
  • Con una lijadora eléctrica. Es otra alternativa muy cómoda, pero que te va a requerir de gastar bastante cuidado. Úsala siempre en el sentido de la veta para cuidar la madera.

Al terminar, la superficie del mueble ha de tener un tacto suave y una forma regular. Usa un paño húmedo para retirar los restos de polvo liberados por la madera al ser lijada o decapada.

¿Es necesario poner imprimación?

Hasta hace no demasiado tiempo, la respuesta era un rotundo sí. Sin embargo, actualmente existen pinturas y esmaltes de muy buena calidad que permiten suprimir este paso sin que se produzcan consecuencias negativas en el resultado final. Esto se debe a que garantizan un alto grado de adherencia sobre la propia madera. En cualquier caso, te recomendamos leer con atención las instrucciones del fabricante de la pintura y pedir consejo a quien te la venda.

¿Qué pintura elegir?

Hay muchas más alternativas de lo que piensas. Sin embargo, nuestro consejo es que, para pintar un mueble de madera, te decantes siempre por elegir una pintura acrílica. ¿Los motivos? Es la más fácil de usar, los instrumentos que uses para pintar los podrás limpiar con solo usar agua (te olvidarás del disolvente) y no mancha el suelo.

Por su parte, en este punto debemos hablar también de los utensilios para pintar el mueble de madera. En caso de que sea uno grande como, por ejemplo, un armario, un rodillo se antoja fundamental. En otros más pequeños, no. En esos casos, algunas brochas de diferentes tamaños y algún pincel para los rincones más difíciles y pequeños es todo lo que necesitarás.

La importancia de la técnica

No, para pintar un mueble no es suficiente con introducir la brocha en el bote de pintura acrílica y empezar a refregarla de arriba a abajo por su superficie. Es necesario que cuides la técnica y tengas mucho cuidado si quieres obtener un buen resultado.

En este sentido, moja los filamentos de la brocha de modo que quede muy poca pintura en ellos. Esto es fundamental para conseguir que se esparza bien y que la superficie quede lisa y cubierta correctamente.

Además, una capa no es suficiente. Vas a necesitar, como mínimo, tres. Además, has de dejar que la pintura se seque muy bien antes de dar al mueble una nueva. Espera, al menos, 24 horas entre cada una. Por último, y solo cuando hayas terminado de dar capas, aplica barniz incoloro sobre la pintura. Este actuará como protector y dará un toque satinado o mate (según el que elijas) al acabado final.

Ya estás preparado para pintar tus muebles antiguos

Te aseguramos que, si sigues los consejos que te acabamos de dar aquí, podrás restaurar con pintura nueva cualquier mueble antiguo de madera que tengas en casa. Le darás una apariencia mucho más moderna y original para que encaje mejor en la decoración de tu hogar.

Michael F.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba