Cómo hacer un cabecero luminoso para tu dormitorio

Comprar un cabecero luminoso con un diseño exquisito y a buen precio es una posibilidad al alcance de tu mano. Pero, si eres un poco manitas, te gusta el bricolaje y tienes en casa las herramientas adecuadas, puedes fabricarlo tú mismo. Así tendrás la certeza de que queda a tu gusto y de que encaja a la perfección en tu dormitorio. Aquí vamos a explicarte cómo hacerlo.

Guía práctica para la fabricación de un cabecero luminoso para tu cama: materiales y herramientas

Lo primero de todo es reunir los materiales que vas a necesitar para la elaboración del cabecero. En concreto, se trata de:

  • Un panel de madera (preferiblemente, DM) o de pladur. Los dos materiales te servirán por igual. Este debe tener unas dimensiones de ancho entre 20 y 30 cm superiores a las de tu cama. Así sobrarán 10-15 cm por cada lado. De alto, entre 1 metro y 1,20 metros.
  • Tapizado, pintura o barniz. Según el acabado que le quieras dar.
  • Dos lámparas a tu gusto.
  • Sujeciones y ganchos para la pared.

Ahora bien, en cuanto a herramientas, vas a necesitar:

  • Una sierra de calar.
  • Una lijadora o taco de lija.
  • Un taladro.
  • Remachadora (para el tapizado) o una brocha para el barniz o la pintura.
  • Cinta métrica y lápiz.

Cómo fabricar tu propio cabecero luminoso

Como habrás podido comprobar, todos los materiales y herramientas que necesitas los puedes comprar en cualquier carpintería o ferretería de tu zona o a través de Internet. Una vez que lo tengas todo a tu disposición, llega el momento de ponerte manos a la obra:

  • Con la cinta métrica y el lápiz, dibuja sobre el panel de DM o pladur la forma exacta que quieres que tenga el cabecero. Tómate tu tiempo para que las líneas queden claras y visibles.
  • Ahora busca una mesa de trabajo adecuada para la sierra de calar y, con ella, corta la madera o el pladur hasta conseguir la forma adecuada. Recuerda usar una hoja de corte u otra según el material que hayas elegido.
  • Utiliza una lija de grano fino para pulir la superficie hasta que quede lisa. Puedes hacerlo mediante una lijadora eléctrica o con un taco manual.
  • Limpia el polvo que se haya desprendido al pulir la superficie del material. Puedes usar un simple paño de microfibra, por ejemplo.

Ya tienes el cabecero con la forma exacta que necesitas. Ahora llega el momento de decidir cómo decorarlo. En caso de que quieras darle barniz o color, solo tienes que aplicar con una brocha la pintura que más te guste. Recuerda que debe ser adecuada para madera o pladur.

En cambio, si optas por tapizar el cabecero, el proceso será un poco más complejo, pero no demasiado. Eso sí, tendrás que comprar en una mercería relleno de espuma de poliuretano y la tela que te guste. Las dimensiones de ambos elementos deben ser, aproximadamente, el doble de las del cabecero. Sigue estos pasos para ponerlo:

  • Utiliza cola para madera o yeso con el propósito de pegar la espuma de poliuretano al cabecero.
  • Envuelve el cabecero con la tela que hayas elegido y corta el sobrante.
  • Con una grapadora o remachadora, fija la tela a la madera.
  • ¡Listo!

Hayas realizado el paso anterior o no, ahora llega el momento de dar el toque luminoso a tu cabecero. Para ello, tienes varias opciones. Sin embargo, nuestra preferida es la de colocar una lámpara de lectura en cada extremo. Hazlo así:

  • Compra las bombillas (preferiblemente, LED) y un portalámparas adecuado.
  • Consigue también un soporte de pinza para este tipo de luces.
  • Coloca el soporte sobre la parte superior del cabecero de modo que puedas esconder los cables por detrás.
  • Conecta las luces al enchufe y ya estará listo.

Recuerda elegir bombillas de luz tenue y cálida para que no molestar a quien duerme contigo. Por su parte, entre las alternativas más populares está la de utilizar tiras de LED. Estas se pegan con adhesivo corriente a los bordes del cabecero o a la parte trasera para proporcionar mayor sensación de profundidad. Sin duda, una tendencia decorativa muy actual.

Llegado a este punto, lo único que te falta es colgar el cabecero. Para ello, toma medidas de la pared y, en base al lugar de ubicación, coloca el soporte de los ganchos en la madera. Si es pladur, ten cuidado, ya que es un material mucho más quebradizo. Después, usando un taladro y una broca adecuada, pon las alcayatas y, con la ayuda de otra persona, ponlo en su sitio.

Cabeceros luminosos: una forma muy original de decorar e iluminar el dormitorio

En definitiva, los cabeceros luminosos son realmente útiles y bonitos en términos estéticos. Dan una apariencia de modernidad y elegancia a la habitación y a la cama que no pueden alcanzar otros modelos más clásicos. Por ello, desde aquí te animamos a que fabriques el tuyo propio. Como habrás podido ver, ¡es realmente fácil!

Michael F.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba