Casas prefabricadas con contenedores marítimos: una alternativa vitacional sostenible y versátil

Los contenedores marítimos han cambiado la forma en la que entendemos el transporte. Gracias a ellos, llevar mercancías de un extremo a otro del mundo es más barato y eficiente que nunca. Sin embargo, cuando llegan al final de su vida útil, tienen otras muchas utilidades. Una de las más interesantes es la relacionada con el universo de la arquitectura. Y es que cada vez son más las personas que los profesionales que los utilizan para diseñar y construir casas prefabricadas.

¿Por qué los contenedores marítimos son ideales para construir casas prefabricadas?

Son muchos los motivos que lo explican. En primer lugar, los contenedores marítimos han sido fabricados en metales muy resistentes y duraderos. De hecho, su estructura es la idónea para soportar grandes cantidades de peso. Pero no solo eso. También son inmunes a los factores climáticos. Solo tienes que pensar en cómo deben proteger las mercancías del sol, de la lluvia o del viento, por ejemplo.

Esto se traduce en que, al ser utilizados para edificar una vivienda, los contenedores de transporte marítimo sean capaces de soportar las cargas necesarias y que proporcionen un nivel de aislamiento térmico y sonoro excelente.

El factor ecológico en el uso de contenedores marítimos para construir casas prefabricadas

En primer lugar, los contenedores empleados para la construcción de viviendas son aquellos que, tras años prestando servicios en el transporte de mercancías, han llegado al final de su vida útil. Lo que se hace es restaurarlos para darle una segunda oportunidad. En muchos casos, lo único que hace falta es soldar sus estructuras de nuevo y solventar fugas.

Este es uno de los factores que más gusta a quienes están preocupados por la protección del medio ambiente. De otro modo, el contenedor, una vez desechado, generaría residuos que podrían tardar en eliminarse decenas de miles de años. Y, si no, habría que someterlos a procesos para fundir de nuevo el acero, lo que también conlleva un alto volumen de emisiones de CO2 a la atmósfera.

Además, la propia construcción de estas casas prefabricadas es mucho más ecológica que la de una vivienda convencional. Por ejemplo, el gasto de agua durante el proceso es cero. En cambio, al utilizar hormigón, cemento y ladrillo, las cantidades se disparan. Lo mismo puede decirse en cuanto al consumo eléctrico. No hace falta energía para elaborarlos y muy poca para colocarlos en su ubicación o moldearlos.

Por su parte, los contenedores marítimos tal cual parten con una calificación de eficiencia energética B, mientras que aún existen viviendas en España que poseen una E. Sin embargo, se pueden acondicionar para que alcancen la máxima nota (A+++) de forma no excesivamente complicada. A esto hay que añadir que, al no requerir de cimientos, el impacto en el terreno es muy inferior.

El precio de las casas prefabricadas con contenedores marítimos, otro factor diferencial

Evidentemente, el precio final de la construcción dependerá de muchos aspectos. Hablamos, por ejemplo, de los acabados, del tamaño, de los revestimientos utilizados o de los sistemas de climatización empleados. Pero, a igualdad de condiciones, el uso de contenedores marítimos suele suponer un importante ahorro respecto a otros tipos de casas prefabricadas.

De media, el precio del metro cuadrado de una casa prefabricada con este tipo de contenedores se sitúa en los 600 € si la vivienda es de una planta y en los 675 € si es de dos o más. En esos valores van incluidos los permisos y licencias necesarias y las directrices establecidas en el CTE (Código Técnico de Edificación).

Por ejemplo, casa prefabricada de madera puede oscilar entre los 1100 € y los 1200 €/m2. Y, si hablásemos de una vivienda convencional de ladrillos construida desde cero, la diferencia es todavía más abismal. Construir una de 100 m2, según la zona de España y sin contar con el precio del solar, puede oscilar entre los 250 000 € y los 300 000 €.

A esto hay que añadir, además, que los plazos son extremadamente reducidos. Una vivienda de 60 m2 y una sola planta fabricada con contenedores marítimos puede estar lista en menos de un mes. Si añadiésemos una segunda planta, en un plazo de entre 6 y 8 semanas.

¿Quiénes compran casas prefabricadas con contenedores marítimos

El perfil es extremadamente variado. Pero, en estos momentos, suele centrarse en personas menores de 50 años que presentan un estilo de vida bastante móvil y una elevada preocupación por el medio ambiente. También son personas que, en muchos casos, no disponen del capital suficiente como para adquirir una vivienda de obra nueva o de segunda mano convencional y que quieren vivir en espacios más naturales, sostenibles y alejados del caos urbano de las grandes ciudades.

En definitiva, las casas prefabricadas a partir de contenedores marítimos están de moda. Y no solo por emplear materiales muy originales. También por proporcionar un espacio sostenible, económico y perfectamente acondicionado a las necesidades actuales, así como por ofrecer unas posibilidades de diseño y personalización extremadamente elevadas.

Michael F.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba