Vallas y cerramientos para delimitar tu jardín

Cercar tu vivienda es fundamental si resides en una casa unifamiliar con jardín. Así podrás controlar la entrada y salida de personas dentro de tu propiedad y sentirte más seguro. Puedes elegir entre vallas y muros que, además, proporcionen un determinado estilo a la imagen de tu casa. Aquí vamos a hablarte de las opciones más interesantes que tienes a tu disposición.

Consideraciones generales sobre vallas y cerramientos de jardín

Hay varios aspectos que debes tener en cuenta a la hora de elegir un cerramiento para tu jardín. El primero de ellos es la seguridad. Esto hace que, en algunos casos, sea recomendable instalar vallas de hasta 2,5 metros de alto con 25 cm de ancho o más y fabricadas en materiales muy sólidos y resistentes como la piedra y el ladrillo.

El otro factor importante es la intimidad. La valla que elijas no debe permitir la visión desde el exterior para así disfrutar del máximo grado de privacidad en las zonas externas de tu hogar.

Gavillones o gaviones: un tipo de valla rígida de piedra a media altura

Los gaviones son un tipo de valla rígida muy popular entre quienes desean dar un toque natural al cercado de su casa. Pero ¿cuál es el motivo? Fundamentalmente, que ofrece la estética de la piedra natural. Su instalación es más sencilla de lo que parece y los resultados son siempre diferentes y perfectos.

En concreto, para poner una valla rígida tipo gavión es necesario colocar, en primer lugar, una caja o cesta rectangular. Generalmente, esta se fabrica en acero inoxidable o hierro galvanizado para proporcionarle la consistencia adecuada. Después, se rellena de piedras según el gusto de la persona que lo encarga.

Rellenar los gaviones no requiere de ninguna pericia. Y, cuando llegan a su máxima calidad, la estructura deja de ser visible a simple vista. Esto lo convierte en una opción más económica de lo que puede parecer. Además, es una valla rígida que suele quedar a media altura y que ofrece otros muchos beneficios:

  • Los acabados son extraordinariamente naturales y nunca hay dos iguales.
  • El resultado es una estructura muy robusta, pesada y prácticamente indestructible.
  • Es permeable y deja pasar el agua, por lo que no se generan presiones hidrostáticas tras los muros.
  • Permite la proliferación de la vida autóctona en forma de flores, plantas, pájaros, etc.
  • Se adaptan muy bien a todo tipo de terrenos.
  • Pueden colocarse unidos tantos como se quiera.
  • Son muy duraderos.

En definitiva, si buscas una alternativa con un toque natural y extremadamente resistente que respete el entorno, el gavión es la valla rígida que necesitas.

Barandillas de metal

Preferentemente, de aluminio o de acero inoxidable, ya que son dos materiales inmunes a la corrosión. El hierro forjado es una buena alternativa, pero requiere de mayor mantenimiento. Eso sí, es bastante más económico. Además, es posible adornarlas de muchas maneras. Por ejemplo, es habitual incluir cristal o alambre en este tipo de cerramientos para proveerles de un toque más moderno y elegante. Su único hándicap es que, al tener poco grosor, debe combinarse con otros elementos de seguridad.

Cerramientos de madera

La versatilidad de la madera difícilmente puede ser igualada por otros materiales. Lo mismo sucede respecto a su aire clásico y natural. Es ideal para conseguir ambientes rústicos y tradicionales. En general, a la hora de realizar vallas de madera, es habitual utilizar listones, tableros y paneles enlazados los unos con los otros. Resulta indispensable aplicar barnices y otros productos especiales de protección para evitar que se deteriore por culpa de la lluvia y demás condiciones climatológicas.

Muros de ladrillo

Una alternativa tradicional y muy interesante. La resistencia y adaptabilidad de los ladrillos apenas puede ser igualada por ningún otro material. Además, es fácil darles la altura que desees y proporcionarles acabados de colores muy interesantes. Ofrece unas cotas de seguridad excelentes también.

Bambú

Al igual que la madera, el bambú consigue dar a la valla o cerramiento una estética natural y elegante. Pero, además, este material tiene un componente oriental y una capacidad especial para delimitar zonas de ocio como, por ejemplo, piscinas y parques infantiles ubicados en el jardín. Se integra perfectamente con el resto del medio natural y se combina a la perfección con setos, plantas y arbustos. No es el sistema más seguro, pero proporciona un grado de intimidad excelente.

PVC

Lo mejor del PVC y de otros materiales plásticos empleados habitualmente para la fabricación de vallas es su maleabilidad. Es decir, es posible darles multitud de formas diferentes y cargadas de elegancia y originalidad. También ofrece unas propiedades de aislamiento magníficas y se puede pintar en cualquier color. Especial mención merece la tendencia en decoración que los combina con estructuras de piedra.

En definitiva, tienes muchas alternativas a la hora de elegir la valla o cerramiento de tu hogar. Piensa en tus necesidades, ten en cuenta tus gustos y sigue los consejos que aquí te hemos dado para tener la certeza de elegir el adecuado.

Michael F.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba