Pistolas de silicona: qué son, para qué sirven y cómo se usan de forma segura

Las pistolas de silicona, también llamadas pistolas termofusibles o de pegamento en caliente, son dispositivos muy versátiles y útiles a la hora de realizar todo tipo de trabajos de bricolaje. Por ello, aquí queremos explicarte qué son, para qué sirven y cómo debes utilizarlas.

¿Qué es una pistola de silicona?

La pistola de silicona es una herramienta eléctrica que cuenta con una resistencia eléctrica en su interior. Esta, ya sea a través de la energía suministrada a través de una batería recargable o de un cable enchufado a la corriente, se calienta con el objetivo de derretir una barra de adhesivo sólido introducido en su parte superior. Esto lo hace al apretar el gatillo incorporado en su estructura. El pegamento líquido sale por el orificio situado en su extremo.

¿Para qué sirve una pistola de silicona?

Fundamentalmente, para pegar dos trozos de material a la hora de realizar manualidades y trabajos de bricolaje y carpintería. En concreto, es útil para unir, sobre todo, cartón, cerámica y contrachapados de madera. Además, debido a su diseño con forma de pistola, es extremadamente segura. Este es el motivo por el que empieza a usarse a edades tempranas (de 14 años en adelante) para desarrollar proyectos en clases de ‘Tecnología’, en grados de formación profesional, etc.

¿Qué adhesivos utilizan las pistolas de silicona?

Principalmente, pegamento o silicona de color transparente o blanco. Estos elementos son los recomendados para trabajar con cristal, plástico, cerámica, metal y madera contrachapada. Sin embargo, hay otros tipos más específicos y, generalmente, reservados al ámbito profesional. Son:

  • Amarillo. Para madera maciza.
  • Gris. PVC e instalaciones eléctricas.
  • Negro. Cables, cuero y tapicerías textiles.

También existen adhesivos de colores que, incluso, incorporan brillantina y otros tipos de adornos. Son exclusivos para manualidades. Siempre se presentan en forma de barra de 7 mm u 11 mm de diámetro y entre 10 cm y 15 cm de largo. Solo las barras de silicona industrial se presenta en un formato mayor. Estas suelen tener 12 mm, 15 mm o 20 mm de diámetro.

¿Cómo utilizar una pistola de silicona?

Estas herramientas son muy fáciles de usar. Solo tienes que seguir las siguientes instrucciones:

  • Coloca la barra de silicona en la pistola. Tienes que introducirla por el orificio de la parte trasera y, desde allí, empujarla con tus dedos suavemente hasta que llegue a la punta del otro extremo.
  • Conecta la pistola al enchufe. No lo hagas antes. Al hacerlo, empezará a calentarse la resistencia y a derretirse el adhesivo. Debería estar lista para usar en 5 minutos como máximo.
  • Asegúrate de que está lista. Pero ¿cómo puedes saber que está preparada? Lo que tienes que hacer es mirar el orificio de salida. Si se atisba una gota de adhesivo líquido, ya puedes empezar a pegar lo que necesites.
  • Coloca la boquilla en el punto exacto. Debe estar en contacto con las piezas de material que quieres pegar.
  • Aprieta el gatillo. Instantáneamente, empezará a salir silicona líquida. Aprieta con suavidad sobre el material hasta que se haya vertido la cantidad suficiente de adhesivo.
  • Espera a que se seque. El adhesivo no tardará más de 60 segundos en volver a endurecerse a temperatura ambiente. Pasado ese tiempo, las piezas estarán unidas.

Recomendaciones de seguridad al utilizar una pistola de silicona caliente

Las pistolas de silicona pueden resultar peligrosas si no se utilizan adecuadamente. Debes tener en cuenta que vierten el pegamento líquido a una temperatura de hasta 120º C. Una cifra más que suficiente para originar graves quemaduras en la piel. Por ello, a la hora de utilizarlas, debes seguir las siguientes recomendaciones de seguridad:

  • Vístete adecuadamente. Debes ponerte unos guantes anti-térmicos, es decir, resistentes a las altas temperaturas. De nada te servirá usar unos de látex o de vinilo si les cae una gota de adhesivo caliente. Se derretirán inmediatamente y te llegará a la piel.
  • No dejes la pistola directamente sobre la mesa. En su lugar, ponla sobre un cenicero o cualquier otro elemento de cerámica. Ese material resistirá perfectamente las altas temperaturas.
  • Tampoco te olvides de apagarla. Cuando termines de usarla. Si la dejas encendida seguirá calentando el adhesivo y arrojándolo a través del extremo, con el consiguiente riesgo para la superficie de trabajo y para cualquier persona que pase cerca. Esto es especialmente importante si tienes niños pequeños.
  • No enciendas la pistola sin barra de silicona. Puedes dañar gravemente su resistencia eléctrica y dejarla inutilizable.
  • Espera a que se enfríe antes de introducir otra barra de adhesivo. No se recomienda utilizar varias barras seguidas ya que puedes quemarte.

En definitiva, ya sabes lo que es y para qué sirve una pistola de silicona. Además, te hemos contado cómo utilizarla paso a paso y las medidas de seguridad que tienes que poner en práctica para no correr ningún riesgo. Así que ya es hora de que te pongas manos a la obra con tus manualidades y trabajos de bricolaje casero.

Michael F.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba